Cristal Embrujado, de Diana Wynne Jones

14 “Cuando Jocelyn Brandon murió (a una edad muy avanzada, como es lo normal en el caso de los magos), legó su casa a su nieto Andrew”.

Andrew se entera de que su abuelo ha muerto cuando conduciendo encuentra su espíritu tendiéndole un papel sellado. Siempre ha adorado la casa que ha heredado, sobre todo las vidrieras de la puerta de la cocina y del trastero abandonado. A sus órdenes, están la vengativa guardesa y el jardinero gruñón. Sin olvidar la sobrina del jardinero, la preciosa Stashe, y su padre. ¡Ah! Y una visita de última hora, Aidan Cain, un huérfano de doce años que le solicita  ayuda ya que unos seres extraños y mágicos lo persiguen. Para más complicación, el señor Brown, uno de los vecinos del pueblo quiere tratar de invadir la barrera mágica que protege el terreno donde está ubicada la casa y sus vidrieras mágicas. Y Andrew sigue sin encontrar el papel sellado que le daría tantas respuestas…

<< Andrew adoraba aquellos cristales de colores. De niño, había pasado horas fascinado mirando el jardín a través de cada panel de color. Dependiendo de cuál usara obtenía una puesta de sol tranquila y sin viento de color rosa; un tormentoso jardín donde naranja donde, de repente, era otoño, un jardín tropical de color verde, donde parecía posible que en cualquier momento apareciesen loros y monos. (…) Si un solo trozo de cristal se hubiera roto o agrietado, el corazón de Andrew habría hecho lo mismo. >>

Las novelas de Diana Wynne Jones (y esta es la tercera que leo) me parecen especiales: Diana tiene muchísima imaginación y sabe como mezclar la magia con los personajes, dando como resultado una historia coherente, entretenida, sorprendente y con algún toque de humor.

Andrew, el nuevo propietario de Melstone House quiere aprovechar la tranquilidad del lugar para escribir el libro que siempre ha querido hacer. ¿Tranquilidad? ¡Ja! Los disgustos del jardinero Stock le traerán cajas y cajas de verduras, la guardana Stock (casi todo el pueblo se apellida Stock) no soporta1299187306 que Andrew cambie los muebles de sitio y para vengarse cada noche le prepara coliflor con queso. ¿Os parece poco? El jardinero pretende que su sobrina Stashe trabaje para Andrew como la señora Stock con su sobrino Shaun. ¡Suena el timbre! Un joven llamado Aidan Cain pide a Andrew que le ayude ya que unos seres extraños no paran de perseguirle. Qué estrés, ¿verdad? Pues aún hay más, el vecino de Andrew, el señor Brown se está intentando apoderar de la propiedad mágica de Andrew, el legado de su abuelo. ¿Algo más? Tenlo por seguro.

Aunque en general me ha gustado, hay cosillas que no me han llegado a convencer. Pero vayamos por partes. Sin duda, Diana sabe como hacer unos personajes tan distintos, tan dispares y al mismo tiempo tan creíbles. Pueden hacer cualquier cosa disparatada, que tú te creerás lo que les pasa, no te parecerá extraño porque una vez entras en su mundo estarás atrapado/a. Además, viajaremos por Cristal Cristal embrujado VOEmbrujado desde dos puntos de vista diferentes, el de Andrew y el de Aidan, complementando así la historia.

Pero… hay algunos puntos del argumento que me han chirriado bastante: me ha parecido que en ciertos momentos la historia corría demasiado y sucedían cosas de buenas a primeras que en ese momento para mi no venían a cuento (es difícil explicarse sin spoilear). Además, como ya he comentado, las historias de Wynne Jones son especiales, también lo son en cuando a su estilo, tiene una manera de narrar muy característica suya, y en esta novela ha sido más suya que nunca y que me ha costado coger el truquillo.

Aún así, Wynne es Wynne y sus historias siempre son agradables de leer.

libro3,5

 Mil gracias a Nocturna Ediciones por el envío del ejemplar.

 

Otras novelas de Diana Wynne Jones:

 El Castillo Ambulante el castillo en el aire La casa de los mil pasillos



2 comentarios :

  1. Tengo el libro por aquí. A pesar de esas cosas qiue te han chirríado parece un buen libro ^^
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Todavía no he probado a esta autora, pero la tengo pendiente ;)

    Un abrazo*

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.