Flores de invernadero, de Natalia García

floresdeinvernadero

Emma, una ejecutiva de una importante agencia de publicidad, combina su estresante jornada laboral con el cuidado de su hija, actualmente estudiante en Londres. Su entorno lo conforman Mercedes, su amiga del alma, a la que apoya sin condiciones para que pueda cumplir su íntimo deseo; Laura, su compañera de trabajo, que comparte con ella confidencias de su alocada vida y Alberto, su misterioso vecino. Emma hace partícipe al lector de su propio crecimiento personal, recordando  experiencias vividas de su pasado y viviendo con intensidad el presente, en el que su padres, su gran apoyo en los momentos más duros, comienzan su declive.

A lo largo de la novela se entremezcla una intrigante relación sentimental, sexual y apasionada, sin desvelar la identidad de sus protagonistas.

«Teníamos la misma edad y, al principio, todo era ingenuo, transparente, verdadero; todo era fácil. (…) No había disimulos. Nuestras personalidades se fueron forjando juntas, gran parte de mí era de él y viceversa. De no haberle conocido, sería otra.»

Flores de invernadero es una historia amena, nostálgica y cálida para ser leída durante este otoño. Una época también destinada a reflexionar sobre nuestra vida y empezar con buen pie nuestros mayores propósitos. Así será el otoño y el invierno de Emma, el personaje principal de esta novela, una mujer de unos cuarenta años, trabajadora, optimista y siempre dispuesta a ayudar a los de su alrededor. A través de los capítulos, Emma mostrará al lector parte de su día a día, además de narrar momentos claves de su vida, con los que aprendió a ser la mujer que es ahora.

Pero no sólo conoceremos a Emma, también a algunos de sus amigos y familiares, como por ejemplo a Mercedes, su mejor amiga, una mujer, de la misma edad que Emma, que también está pasando un momento duro en su matrimonio; o Laura, amiga y compañera de trabajo, quién necesitará un cambio en su vida. Son personajes creíbles porque tienen problemas reales -vida laboral, estudios, problemas conyugales- y actúan como cualquier persona en esa situación. Por otro lado, a lo largo del libro hay escenas que evocan a una pequeña trama de misterio con la que Emma acabará lidiando. Una trama que quizás podría haber dado más  de sí puesto que sabe a poco.

Los capítulos, al ser cortos, convierten la novela en una lectura ágil y entretenida. Sin embargo, me ha dado la sensación que los diálogos estaban un poco forzados, no me parecían naturales. Respecto al final, para mi gusto demasiado abierto puesto que no tiene un final predefinido. Me hubiera gustado saber más sobre, por ejemplo, el trabajo de Emma invernaderoya que me ha gustado conocer más a fondo el funcionamiento de una agencia de publicidad, o también, conocer un poco más a Elena, la hija de Emma.

En cierto modo podría decir que todos nos hemos sentidos como Emma en algún momento de nuestra vida. Nos damos cuenta que nos hacemos mayores, recordamos con cariño nuestra niñez, nuestra juventud y nos damos cuenta que tenemos que aprovechar los buenos momentos, disfrutarlos, y recordar cada día el Carpe Diem. Por esa reflexión me ha recordado a la novela El bolígrafo de gel verde (Eloy Moreno), no se trata de una libro con un trepidante ritmo y con grandes giros en la trama, sino que se trata de una lectura para recapacitar si la vida que estamos teniendo es realmente la que queríamos o si nos sentimos satisfechos con ella.

 

nataliagarcia Natalia García, nacida en Madrid, es licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universidad Complutense. Durante más de quince años se ha dedicado al mundo de la comunicación, trabajando en diversas agencias de publicidad multinacionales.

Mil gracias a la autora por el ejemplar.

- G*Adulto – E*Éride Ediciones -



10 comentarios :

  1. No me suelen gustar este tipo de libros, pero sí que sería una buena novela para regalar.

    Un besito:)

    ResponderEliminar
  2. me encantaria leerlo, de tematica diferente :P

    ResponderEliminar
  3. No lo conocía pero me has dejado con ganas de el n.n
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me gustan las novelas reflexivas y calmadas. Casi las pide el cuerpo.

    ResponderEliminar
  5. Me llama la atención, tiene algo que no se puede definir pero que incita a la lectura. No leo muchas novelas calmadas y reflexivas. Quizá sería un buen momento...

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo pendiente en la estantería y espero leerlo pronto, no creo que me guste mucho el final si es abierto pero sí que invite a reflexionar
    besos

    ResponderEliminar
  7. Parece una lectura relajada de las que suelo dejar para momentos en que estoy un poco estresada, porque no me suelen complicar mucho la existencia. La tendré en mente para un futuro.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que es una lectura ideal para esos momentos. Un saludo.

      Eliminar
  8. Me suelen gustar las lectuas ligeras, relajantes y que dan para una reflexión. Me lo anoto.
    Besos,

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.