La reina en el palacio de las corrientes de aire. Millenium 3, de Stieg Larsson

Lo que la trilogía Millenium hizo en el mercado Millenium 1 y 2editorial es digno de estudio. Son de esos libros que por el boca-oreja acaba arrasando en las librerías y convirtiéndose en bestsellers. Mi historia con ellos comenzó precisamente por ese boca-oreja y por ver a tantas personas leyéndolo. El primero, Los hombres que no amaban a las mujeres, me gustó bastante, es una historia misteriosa y adicta con un buen trasfondo social;, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina me decepcionó, la primera mirad de libro es aburrida y tarda mucho en coger la historia el ritmo; y llegamos al último, La reina en el palacio de las corrientes de aire.

“Lisbeth Salander abrió los ojos al percibir un débil sonido raspante en el pasillo. No pudo identificarlo, pero sonaba como si alguien estuviera arrastrando algo con mucho cuidado. Por un momento se hizo un silencio absoluto y se preguntó si no serían imaginaciones suyas. Al cabo de un minuto o dos volvió a oír el sonido. Se iba alejando. La sensación de inquietud fue en aumento, Zalachenko estaba ahí fuera.

La reina en el palacio de las corrientes de aireCon una bala en el cerebro, Lisbeth necesita un milagro, o el más habilidoso cirujano, para salvar la vida. Le esperan semanas de confinamiento en el mismo centro donde un paciente muy peligroso sigue acechándola: Alexander Zalachenko. Desde la cama del hospital, y pese a su gravísimo estado, Lisbeth hace esfuerzos sobrehumanos para mantenerse alerta, porque sabe que sus impresionantes habilidades informáticas van a ser, una vez más, su mejor defensa.

Entretanto, con una Erika Berger totalmente inmersa en las luchas de poder del poderoso periódico Svenska Morgon-Posten, Mikael se siente muy solo. Quizás Lisbeth le haya apartado de su vida, pero a medida que sus investigaciones avanzan y las oscuras razones que están tras el complot contra Salander van tomando forma, Mikael sabe que no puede dejar en manos de la Justicia y del Estado la vida y la libertad de Lisbeth.

Dicen que cuando Stieg Larsson falleció ya había comenzado a escribir la cuarta novela de Millenium. En cualquier caso, La reina en el palacio de las corrientes de aire es el último de la trilogía y, aunque deja algunos cabos secundarios sueltos, la historia queda bien cerrada. Podría haber habido más casos, más investigaciones entre Lisbeth y Mikael, pero la historia de la chica del dragón tatuado se cierra de tal manera que para mí, en realidad, toda la trilogía trata de Lisbeth, de su pasado, de cómo éste está tan presente en su vida actual, en lo que la ha convertido. Aunque Los hombres que no amaban a las mujeres es el título del primer libro podría ser perfectamente la frase que resume toda la trilogía ya que en este tercer libro queda más patente que el poder, el odio, la superioridad que sienten muchos hombres hacia las mujeres son las claves de la trilogía Millenium.

Aunque el segundo libro me decepcionó bastante, reconozco que sus últimas páginas tienen un ritmo trepidante, cosa que hace que el comienzo del tercero, inmediatamente después de los sucesos del segundo, recoja ese buen ritmo. Sin embargo me ha dado la sensación de que a lo largo de la novela el ritmo es bastante desigual. Hay escenas en las que no puedes dejar de leer, y otras en las que las descripciones llegan a un punto que te hace plantearte en abandonar el libro. No me malinterpretéis, me gustan las descripciones siempre y cuando las veo justificadas, pero conocer la vida de personajes que sólo van a salir en el libro durante 25 (o menos) páginas, pues no. El estilo del autor no deja de ser entretenido, pero ha habido partes que yo hubiera suprimido.

Lisbeth SalanderLisbeth Salander es el personaje que sobresale del resto. Ni Mikael, ni Erika, ni Zalachenko. La chica callada, asocial e inteligente rompe los esquemas y se planta como la protagonista absoluta de este último tomo. Todos los demás personajes giran a su alrededor con un único objetivo: dar a conocer la verdad y mostrar al mundo las grandes injusticias que se han hecho contra Lisbeth. Ella se ha comportado como es, aunque hay veces que me ha sacado un poco de los nervios al ver que tenía gente a su alrededor que la quería ayudar y ella no se dejaba. Su desconfianza está justificada si echamos un ojo a su duro pasado. Ha llegado el momento de dejar las cosas claras y para eso el equipo de Millenium junto a otros conocidos de Lisbeth estarán al pie del cañón. Las conspiraciones y alianzas que empezaron en el segundo libro continúan en éste y muestra más a fondo lo que el poder puede llegar a hacer, ya sea para cumplir sus objetivos o callar voces. Pero también enseña que los buenos periodistas pueden conseguir destapar hasta los más oscuros secretos. Mikael es un uno de ellos, no descansará hasta conseguir lo que quiere. Su personaje se convierte más en secundario sin llegar a serlo, dejando todo a Lisbeth, pero aún así tiene su propia historia. Incluso Erika Berger, amiga íntima de Mikael y editora jefa de Millenium, tendrá su propio hilo argumental, que no es más que un ejemplo de la idea general que menciono más arriba, sobre los hombres y el derecho a creerse superior a las mujeres.

Y ya para acabar y cerrar la trilogía Millenium diré que reconozco el gran éxito del primer libro, pero me cuesta entender el del resto. Han sido libros más lentos y pesados aunque la historia haya sido interesante. Supongo que ellos vieron algo que yo no he visto, en la historia o en la pluma de Larsson. De todos modos, no me arrepiento de haberla leído, la idea general es muy buena y te abre la mente a otro tipo de violencia de la que ya conocemos.

- Editorial Destino (Grupo Planeta) -



6 comentarios :

  1. Esta trilogía nunca me ha llamado la atención. No es un género que me guste leer, así que sólo vi la primera película (las suecas, no la estadounidense) y... Tampoco me dijo nada.

    Muá ♥

    ResponderEliminar
  2. La leí en su momento y me gustó mucho, aunque te doy la razón, el primero es buenísimo pero los otros dos no tanto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó en general la trilogía completa. Es verdad que la que me sorprendió y me dejó muy satisfecha fue la primera entrega pero el autor consiguió que quisiera seguir conociendo la historia de esta chica y no habría dejado por nada del mundo de leer las dos siguientes. Me gusta que Salander supere su enamoramiento del periodista y siga adelante contra viento y marea.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo contigo, Cris. Yo pienso que está sobrevalorada esta trilogía. El que más me gustó (también) fue el primero, pero tampoco como para que cayera rendida ante su lectura. Vale que el personaje de Salander es diferente, vale que nos ha traído un mayor interés por la novela negra nórdica y un mayor conocimiento de la sociedad sueca... pero tampoco entiendo muy bien el boom.

    Si no lo conocéis, este artículo está interesante: http://elpais.com/diario/2009/06/14/cultura/1244930401_850215.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. A mí es una trilogía que no me termina de llamar... Pensé en leerme el primero y ya está, pero sé que necesitaría leerme los tres y son buenos tochos. Y la mayoría de la gente tiene la misma queja que tú, que el segundo y el tercero no son gran cosa en comparación con el primero :/

    ResponderEliminar
  6. Bueno es u na trilogia que sono mucho en sus dias, yo sin duda intentaria leerla para ver que tal

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.