El festín de la muerte, de Jesús Díez de Palma

«Por razones de latitud y longitud, el sol no aparecía en el mismo momento sobre toda Europa, pero sí era el mismo astro el que alumbraba todo el continente. Una estrella brillante y luminosa que venía alumbrando al planeta durante miles de millones de años y que era indiferente al devenir de los diminutos seres que parecían saborear la Tierra.

El festín de la muerteBajo la luz de aquella estrella se había desarrollado una civilización milenaria que se tenía en aquel tiempo por la más culta y avanzada del orbe, y que, a su pesar, estaba a punto de demostrar ser la más incivilizada y salvaje de cuantas habían madurado bajo el sol».

Da igual de dónde seas o a qué te dediques. Da igual que estés en Polonia, en Alemania o en Rusia; que seas un niño o un adulto, una promesa del fútbol o un soldado reclutado a la fuerza. Ni las balas ni las bombas hacen distinciones y, quien dispara, a veces también es una víctima. Esta es la historia de esas personas anónimas que, en la Europa de 1939, fueron arrastradas al festín de la muerte.

El festín de la muerte, ganadora del Premio Gran Angular 2012, es una novela sobre el horror de la guerra; sobre la vida de hombres y mujeres que se ven forzados a participar en ella o a sufrir sus consecuencias. Una novela que deja entrever algo distinto al odio en el corazón de esas personas.

Al leer los dos primeros párrafos de El festín de la muerte (la cita de arriba) sentí que estaba ante una novela sin igual. Al acabar el prólogo -sólo el prólogo- sabía que me había encontrado una de esas novelas especiales que hacen despertar algo en tu interior. No me equivoqué: estáis delante de una de mis mejores lecturas de este 2013.

Jesús Díez de Palma presenta esta obra coral que tiene como objetivo mostrar la realidad de la guerra a través de personajes con distintas edades y nacionalidades. Por desgracia, podría haber retratado cualquier guerra, pero en este caso se ha centrado en una de las más despiadadas, la Segunda Guerra Mundial. Mientras se va sucediendo los personajes aparecen y desaparecen según el momento y el lugar, como Juan, un soldado español que decide alistarse como voluntario en el ejército alemán para que su padre, republicano, pudiera salir de la cárcel que le está consumiendo la vida; o como los hermanos Jean Pierre El festín de la muerte (tapa dura)y Jacques que siendo unos niños tuvieron que emprender solos una viaje para salvar sus vidas; o el británico Neville Clement-Moore que al cumplir su sueño de ser aviador vio la crudeza de su oficio; o Heinrich que va ascendiendo dentro de las Juventudes Hitlerianas mientas se siente atraído por la rubia y aria Liese. Éstos son sólo algunos de los personajes que aparecen en la novela, una pincelada de sus historias personales, las cuales muchas veces estarán relacionadas con los momentos históricos más importantes de dicho periodo. Desde Berlín, Cracovia, o Polonia hasta Francia o Gran Bretaña, el autor los ha retratado de tal manera que logra arrastrar al lector dentro de la historia, sintiéndola en cada frase. Se nota el gran trabajo de documentación ya que está narrado con un realismo y una fidelidad que ya quisieran otras novelas históricas. Los acontecimientos impactan, y te dejan, en muchos momentos, totalmente emocionado.

Pero la novela no sería como es sin la exquisita pluma de Jesús Díez de Palma: directa, sin cortarse en ningún momento en mostrar al hombre más cruel y violento que os podáis imaginar. Es un libro desgarrador, quizás no apto para personas sensibles, pero necesario para comprender la relación entre la guerra y la muerte. Vidas inocentes que se escapan en un suspiro. Con esta narración delicada y poética, con unos personajes que llegan al corazón y un contexto que te mantiene en vilo hasta el final, entendéis que el autor y su obra ganara el Premio Gran Angular del 2012. Un premio más que merecido.

Por último quiero decir que aunque esta novela está catalogada como juvenil, que nos os engañe la etiqueta, es para todas las edades. Un novela obligatoria ya sea para adolescentes como para adultos; el retrato de la muerte en tiempos de guerra no hace distinciones de ningún tipo.

«Lloraba y gemía como un soldado herido y vencido. Lloraba y gemía como un ser humano que, joven y sano, ve acercarse la muerte».

 

Jesús Díez de PalmaJesús Díez de Palma (Madrid, 1962) estudió Historia del Arte. Ha sido profesor durante algunos  años y en la actualidad trabaja como educador ambiental en el parque del Retiro de Madrid. Ha publicado dos novelas juveniles: El maletín del arqueólogo y La casa del indiano. Es, además, autor de dos libros de divulgación sobre la ciudad donde nació y en la que siempre ha vivido: Bares, tascas y tabernas de Madrid y Descubriendo el Retiro.

- Ediciones SM -



4 comentarios :

  1. Justamente esta mañana leía una reseña de un libro sobre la Primera Guerra Mundial -que por cierto, me he apuntado-, y ahora me encuentro con esta. Las novelas bélicas me encantan, y si son de la Primera o Segunda Guerra Mundial, más. Que esté catalogado como juvenil me chirría un poco, ya que como tal, seguro que muchas escenas no pueden ser tan duras como la guerra misma. De todas formas le daré una oportunidad.

    ResponderEliminar
  2. Este libro lo quiero hace mucho tiempo :) espero leerlo pronto

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este libro. Trata con crudeza y verdad un tema tan árido como la guerra y sus personajes (con una única excepción) están correctamente construidos. Lo único que me falló un poco fue la narración de Jesús, que la encontré un poco "sucia".

    ResponderEliminar
  4. Me gustan un montón las novelas bélicas, y esta tiene muy buena pinta. ¡Me la apunto!
    Gracias por la reseña, ¡un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.