84, Charing Cross Road, de Helene Hanff

Helene Hanff Helene Hanff fue, durante los años cuarenta y cincuenta, publicista y guionista de obras de teatro y de series de televisión; pero durante esos años también enviaba cartas a Londres, exactamente a la librería 84, Charing Cross RoadMarks & Co. del número 84 de Charing Cross Road. Frank Doel fue el librero que se dedicaba a contestar sus cartas y a encontrar los libros que ella pedía para enviárselos a Nueva York, la ciudad de Helene. Esta relación duró más de veinte años y las cartas son testigo de como Helene y Frank se convierten en grandes amigos. Durante estos años Helene reclamará en muchas ocasiones a Frank que le encuentre libros poco conocidos y ediciones únicas. Algunos encontrará y otros no, pero el vínculo que se crea entre los dos muestra lo que son capaces los libros.

Esta no es una reseña como las habituales, pues se trata de una recopilación de cartas que dos personas se intercambiaron. Aquí no puedo hablaros del estilo, de los personajes o de la trama, porque no hay ninguno de esos elementos. Así que he pensado hablaros un poquito de mi aventura en busca del número 84 cuando fui a Londres a finales de noviembre y haré una brevísima opinión muy personal.

Confieso que la mayor parte del libro (por no decir todo) lo leí en el viaje de vuelta, pero eso no hace que no buscara el número 84. Un número que no encontré. Bueno, miento. Lo encontré porque entre el 84 y el 86 lo que había era un Pizza Hut. Al volver decidí investigar qué había pasado con la librería (en el libro no lo mencionan) y fue entonces cuando vi que dónde estaba situado había una placa conmemorativa. Una placa que yo no encontré.

Charing Cross Road

Esa soy yo, sí, buscando alguna señal de la librería.

Es una pena que la librería no haya llegado a nuestros días. Supongo que pensaba que al haberse convertido el libro en todo un éxito (incluso tiene varias adaptaciones cinematográficas) se habría protegido el lugar. Lo que me hace pensar que no valoramos el gran trabajo que hacen los libreros y que 84, Charing Cross Road es un libro que te lo recuerda. Sin Frank Doel, Helene no habría podido encontrar los libros que ansiaba leer, las ediciones que ella prefería. En sus cartas se nota que ella era una persona maniática con los libros, como cualquiera de nosotros. Nadie me puede negar es el amor por los libros que se respira. Me gustan este tipo de libros.

Dos horas y poco es lo que me duró su lectura, ya que es un libro muy rápido de leer. Las cartas son, la mayoría, muy breves, sencillas y entretenidas, ya que no sólo se sabe sobre Helene y Frank sino también sobre el resto de trabajadores de Marks & Co., e incluso de la familia de Frank. Siempre me ocurre lo mismo con los libros epistolares: me da la sensación de que espío la vida de otras personas.

- Editorial Anagrama -



5 comentarios :

  1. Una maravilla de librito. Lo leí el año pasado y me encantó. Y yo que tenía ganas de ir a Londres para visitar la librería, vaya chasco con el Pizza Hut ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Esta es la segunda reseña que leo de este libro, y a pesar de que no me llaman mucho la tención por regla general los libros epistolares, cada vez me apetece más adentrarme entre sus páginas. Veo que hemos estado en Londres en la misma época...me encanta esa ciudad. Besos

    ResponderEliminar
  3. Buen cometario... y por aquello de ofrecer otros puntos de vista que tal vez puedan interesarle a alguien (o tal vez no), con afan deportivo e informativo, aquí ofrezco este enlace con una reseña del libro: http://laficciongramatical.blogspot.com.es/2013/09/84-charing-cross-road-helene-hanff.html
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Sin tener nada que ver, sólo el género, me acabo de acordar de Contra el viento del norte y esa forma de narrar me encantó, así que me apunto este, porque tiene toda la pinta de que también me gustará :)

    ResponderEliminar
  5. ay que bonito que fueras a buscar (ojala yo pudiera xD)
    me gustaria leerlo!

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.