Nunca volveremos a ser las mismas, de Brenda H. Lewis

Nunca volveremos a ser las mismas Maica es una mujer incorrecta, tiene un corazón que no le cabe en el pecho y un pecho que empieza a no ser lo que era. De cuarenta y tantos años, divorciada y con una hija adolescente, peleada con el mundo en general y con su madre y con los hombres en particular, esta abogada adicta al trabajo y a los consejos bienintencionados que le propina su mejor amiga es la demostración de que un sentido del humor bien administrado vale más que un tesoro...

Recomendada por Andvari, tenía Nunca volveremos a ser las mismas en la estantería hace bastante tiempo. Quería que fuera la última lectura del año y acabo convirtiéndose en la primera. ¡Y qué gran elección fue! Pues se convirtió en una ligera, adictiva y muy optimista, porque por mucho que nos encerremos en nuestro caparazón siempre tendremos esa espinita de salir fuera, y si lo hacemos puede pasar algo increíble. Como le sucede a Maica, la protagonista de esta historia, que debido a un fracaso amoroso (y a unos cuántos más) siente la necesidad de alejar a los hombres de su vida… y también de la de su hija adolescente Chin. Bueno, también tiene excusa para sentirme últimamente tan tensa… en pocas semanas va a cumplir cincuenta años y un número tan importante es normal que afecte, ¿no?

Nunca volveremos a ser las mismas es una novela que puede entrar perfectamente en la el género chick-lit, sin embargo, tiene una serie de aspectos que también la convierte en una historia realista como la vida misma. Normalmente cuando leo una novela de estas características en la que la protagonista tiene unos vientipico años más que yo me cuesta mucho ponerme en su piel, empatizar con ella, puesto que al fin y al cabo sus dudas y miedos no son las mismas que los míos. Sin embargo, con la novela de Brenda H. Lewis ha sido bastante diferente. A pesar de la diferencia de edad he entendido completamente a la protagonista y me ha hecho sentir esa química que desprende una protagonista cuando sientes su historia como la tuya. No sé si será porque cada vez más me voy acercando o porque la autora ha sabido definir a la protagonista de una manera muy abierta y cercana. Te mete directamente en su mente con lo bueno y lo malo que tiene: lo bueno es que vamos a descubrir absolutamente todo de ella y malo es que también sus peores pesadillas. Para Maica los hombres sólo traen problemas… y sino que se se lo digan a su padre y al piloto que la dejó tirada con una hija recién adoptada. Desde el principio nos damos cuenta que se siente traumatizada por ello y que tiene un miedo atroz a confiar en un hombre y, por tanto, a encontrar el amor.

En realidad, todos los personajes son creíbles como la vida Mai tornarem a ser les mateixesmisma desde la madre de Maica, Leticia, que desde que se divorció de su marido se siente libre y dispuesta a probar todas aquellas modernidades que se cruzan por su camino como el feisbuc, a Chin-Zsé, la hija  adoptiva en plena adolescencia que llevará a Maica por el camino de la amargura y a las amigas que se comportan como tales y le intentan hacer ver –cada una a su manera- que Maica tiene que enfrentarse a la vida y que por muchos años que tenga no debe de quedarse atrás nunca. Brenda H. Lewis les ha dotado de una fuerza, de una frescura y una simpatía que ya les gustaría a otros personajes; y no sólo eso, las carcajadas que salen mientras se va leyendo Nunca volveremos a ser las mismas son épicas. Jamás voy a olvidar las conversaciones telefónicas entre Maica y su hija Chin, porque lo que se le llega a ocurrir a la protagonista con tal de alejarla de los chicos y de las malas influencias son digno de estudio.

He leído que comparan a Maica con Bridget Jones, dejadme decir que me ha gustado mucho más esta novela que las dos de Bridget Jones, porque me parecen los personajes mucho más reales que aquellos. Maica es una mujer con sus problemas, que la vida no la tratado demasiado bien, pero que aún así sigue adelante, con su madre, hermana, hija y amigas. Nunca volveremos a ser las mismas es una novela para reír, para pasar un rato la mar de entretenido, para sentirse parte de ese grupo de mujeres que hacen ver la vida de una manera más divertida y optimista. Como diría Leticia, la madre de la protagonista… ¡Oooh! ¡Qué bonito!

«-Pues que si tú eres una feisbuc y yo soy otra feisbuc… –ha razonado mamá-, cuando estamos todos, somos un montón de feisbucs, ¿no? O sea, que tendría que ser  “los feisbucs” y no “el feisbuc”. ¿O cómo es la historia?»

 

De padre español y madre norteamericana, Brenda H. Lewis estudió Filología Hispánica y está especializada en literatura del siglo XX. Da clases en Estados Unidos, donde reside con su marido y sus dos hijas. Nunca volveremos a ser las mismas es su primera novela.

- Editorial Espasa -



5 comentarios :

  1. Me gustó, aunque siendo sicera me esperaba mucho más.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó este libro, aunque el final me decepcionó un poco. Muaaas

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! :)
    No conocíamos el libro, la cita muy grande xD
    ¿Te pasas por nuestro blog? ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
  4. Me gustó mucho este libro, lo leí en verano, en la piscina y en la playa y me lo he pasado genial con Maika

    ResponderEliminar
  5. Me encantó este libro. me lo leí en una tarde de lo mucho que me gustó...y me dió pena despedirme de Maica. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.