La doble vida de Cassiel Roadnight, de Jenny Valentine

La doble vida de Cassiel Roadnight Aunque os pueda parecer que La doble vida de Cassiel Roadnight no os suena de nada, en realidad es la edición en catalán, editada por Cruïlla, de Cómo empezó mi vida prestada (Alfaguara).

A un chico fugitivo que vive en la calle se le presenta una oportunidad que no puede dejar escapar: cambiar de identidad. Pero todo el mundo tiene secretos, no solo él, y lo que de entrada parecía una solución para comenzar una nueva vida se convertirá en una pesadilla.*

Para alguien que se encuentra perdido en sí mismo, huyendo de su vida pasada, tener la oportunidad de meterse en la piel de otra persona y vivir su vida es un regalo. Cuando el protagonista se encontró con una fotografía de alguien casi idéntico a él, un sudor frío le recorrió la espalda y se convirtió en Cassiel, aunque un millón de dudas le atormentarán en cada segundo. Dando pasos de plomo se adentra en el hogar de los Roadnight, intentando no develar que no es Cassiel y, abrumado, siente el calor de una familia. Sin embargo, la vida de Cassiel Roadnight nunca fue perfecta… ¡y hasta aquí puedo explicaros sin desvelar nada importante!

La doble vida de Cassiel Roadnight es una novela cuyas primeras páginas me dejaron bastante sorprendida por la capacidad que tiene Jenny Valentine de atrapar al lector. Uno de los motivos es la manera en la que presenta al protagonista, que pese a que la novela no llegue a las 250 páginas, la autora ha logrado profundizar en él: misterioso, con un pasado que ni siquiera es capaz de recordar, incluso rozando el salvajismo, pero con las ideas muy claras en su cabeza. Es un chico que ha tenido una vida muy diferente a la de cualquiera de su edad, y nos daremos cuenta de ello mientras se va adentrando en su propia historia y en cómo se convirtió en nadie, porque es así como él se define; y de pronto, alguien igual que él aparece, y siente que tiene la oportunidad de empezar de nuevo. No me podéis negar que esta primera parte de la trama no parece interesante.

Cómo empezó mi vida prestadaLos Roadnight son el segundo punto importante de la historia. Una familia que, en realidad, no tiene nada de perfecta: un hermano que se cree el dueño de su familia, una  hermana cohibida por su hermano mayor y una madre hundida. Son ellos los que llenaran de dudas al protagonista, para lo bueno (el sentirse culpable por hacerse pasar por alguien a quien ellos quieren) y para lo malo (¿por qué desapareció el verdadero Cassiel?). En cuánto más se va avanzando muchas incógnitas van apareciendo, sin embargo, me imaginé el resultado de algunas de ellas, supongo que esa es la intención de la autora, para que así enfoquemos nuestra atención en la otra parte de la historia. Todo lo que concierne a si conseguirá convencer a todos que él es Cassiel me iba gustando cómo se desarrollaba, pero los últimos capítulos han sido bastantes flojos en comparación con el resto de la novela, ya  que la trama va por un camino que a mí me ha parecido poco creíble.

En cualquier caso, La doble vida de Cassiel Roadnight me ha dejado con muy buen sabor de boca, me ha tenido enganchada a sus páginas, me he sentido parte de Cassiel y de su miedo a ser descubierto y estoy segura de que más adelante lea alguna de las otras novelas de Jenny Valentine.

«A Cassiel Roadnight también había personas que lo buscaban, pero eran personas que lo querían. Tenía familia y amigos. Tenía una vida en la que yo podía entrar, así  de sencillo.

¿Y yo qué tenía? Nadie. Nada, excepto el miedo a que me encontraran. La gente que me buscaba lo que quería era destrozarme.»*

*Traducción hecha por mí.

 

Jenny Valentine (Cambridge, 1970) se estrenó como escritora en 2007, y es la autora de Violet Park y Sopa rota, obras premiadas y traducidas a diferentes idiomas.

- Editorial Cruïlla -



0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.