Vuelve Raquel Rodrein con La última decisión

Una feliz noticia fue la que leí en el twitter de Mireia: la nueva novela de Raquel Rodrein que se publicó el pasado 6 de marzo por Roca Editorial, La última decisión.

Descubrí a esta autora en su segunda novela publicada, La herencia de la rosa blanca, una historia preciosa, tierna que te deja con el corazón en un puño durante toda ella; fue uno de mis libros favoritos del 2012.

BfzignLIUAA1CZD.jpg large

El juego no ha terminado y ahora todos corren peligro.…

Glasgow, enero 2009. Un hombre recobra el sentido tras ser atracado. Asegura ser William Crowley, exprofesor de la Universidad de Westminster y reconocido escritor desaparecido hace un año, tras haber sido acusado como principal sospechoso del asesinato de un alumno suyo. Sin embargo, su pasaporte está a nombre de James Ramsay, a quien también se busca por el asesinato de su esposa, Laura Weisz, por lo que es detenido en el acto.

California, 2006. David Kessler y Rebeca Dawnson viven su historia de amor en la bella localidad de Carmel, donde sueñan con restaurar una vieja mansión que cautivó a David desde su adolescencia. Pero un día Rebeca recibe una amenaza que confirma que no ha podido escapar de su pasado. Cuando era camarera en Las Vegas, un desconocido le propuso un irresistible trato que le daba la posibilidad de dar un giro a su vida durante un año. La única condición consistía en no permanecer más de un mes en el mismo lugar. Pero en París conoció a David y rompió la primera regla. Algo que su siniestro mecenas no le ha perdonado y que pone a la pareja en grave peligro.

Imaginaros lo mucho que ansío La última decisión.



3 comentarios :

  1. Gracias por la info, tiene muy buena pinta :D

    ResponderEliminar
  2. Yo no conocía a la autora. Gracias por ponerme al corriente de ella. Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.