Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza

Muchos de vosotros conocéis Sin noticias de Gurb porque os la mandaron como lectura obligatoria en el instituto. No es mi caso, en realidad descubrí esta historia hace un par de años en circunstancias Sin noticias de Gurbtotalmente diferentes, pero tuve que leer algunas páginas sueltas y me lo pasé pipa. Así que tenía claro que acabaría siendo una de mis futuras lecturas.

Perdido en la Barcelona preolímpica, el extraterrestre Gurb pone el servicio de su supervivencia la extraña cualidad de adoptar el aspecto que le plazca. Se pierde con la apariencia de Marta Sánchez, mientras su compañero alienígena inicia su búsqueda en la jungla urbana. Por su diario personal vamos conociendo las increíbles peripecias de un extraterrestre en Barcelona.

«08.00  Me naturalizo en lugar denominado Diagonal-Paseo de Gracia. Soy arrollado por autobús número 17 Barcelona – Vall d’Hebrón. Debo recuperar la cabeza, que ha salido rodando de resultas de la colisión. Operación dificultosa por la afluencia de vehículos.

08.01   Arrollado por un Opel Corsa.

08.02   Arrollado por una furgoneta de reparto.

08.03   Arrollado por un taxi».

Me lo dijisteis y tenéis toda la razón del mundo. Sin noticias de Gurb es una novela divertidísima y disparatada, nunca antes había leído algo así. Me lo he pasado muy bien leyéndola, no sólo por todo lo que el compañero de Gurb pasa durante el tiempo que le busca –lo más extraño y extravagante que se os pueda ocurrir, le pasará-, sino también por la que manera en que Eduardo Mendoza relata la historia: contarla en forma de diario es lo que hace que sea directa y concisa.

Los dos extraterrestres llegan a Cerdanyola del Vallès con el fin de conocer cómo funciona la vida terrestre, y lo harán pero de una manera que ellos no se imaginan. Cuando Gurb desparece, su compañero lo espera hasta que decide enfrentarse al mundo y salir a buscarlo. Aunque haya habido veces en las que se ha encontrado en situaciones peliagudas, ha sabido como manejar las situaciones para salir de rositas. El protagonista consigue adaptarse y pasar por humano sin ningún problema, y creedme, cuesta creerlo con todo lo que le pasa –y bajo todas las apariencias que decide tener-. Eduardo Mendoza hace una sátira crítica de la sociedad barcelonesa de principios de los años 90. En aquellos años Barcelona se encontraba en plena etapa de reformas ya que en el 92 se celebraban las Olimpiadas. La ciudad estaba revolucionada y se nota en cada paso que el protagonista da. En realidad, mientras más va avanzando la historia nos daremos cuenda de que hay situaciones en las que el propio extraterrestre parecía más humano que las personas con las que se topa.

Es la primera vez que leo algo de Eduardo Mendoza y me ha sorprendido gratamente, así que es posible que más adelante me decida por algunas de sus otras novelas. ¿Cuáles me recomendaríais?

«21.00    Tan deprimido que ni siquiera tengo ganas de comerme los doce kilos de churros  que me he hecho traer por un mensajero. Sal de fruta Eno, pijama y dientes. Antes de acostarme entono las letanías a voz en cuello. Todavía sin noticias de Gurb».

 

Eduardo MendozaEduardo Mendoza nació en 1943 en Barcelona. En 1975 publicó su primera obra narrativa La verdad  sobre el Caso Savolta, que recibió el Premio de la Crítica un año más tarde, pero no será hasta la publicación de su obra El misterio de la cripta embrujada cuando empiece a consolidarse su tono parodista y su ácido sentido del humor. En 2010 resultó ganador del premio Planeta por su novela Riña de gatos.

- Seix Barral (Grupo Planeta) -



4 comentarios :

  1. ¡Buenas!
    No conocía este libro, a mi no me lo mandaron en el instituto, pero ya lo podrían haber hecho ¡hubiera disfrutado!
    La sinopsis ya es por si disparatada y con las citas que has puesto ya se confirma del todo que es un libro muy divertido.
    Me ha llamado la atención eso que comentas de que hay momentos que el propio extraterrestre parece más humano que las personas.
    Gracias por la reseña.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola! A mi tampoco me lo mandaron en el instituto pero lo cogí prestado de mi primo, que sí se lo tuve que leer y la verdad es que me encantó, me hizo reír. Ahora en algunos institutos lo vuelven a hacer leer y he comprobado que a los alumnos también les gusta y se ríen. Sin noticias de Gurb nunca pasa de moda. Gracias por la reseña, besos!

    ResponderEliminar
  3. Ooooh!! Adoro esta historia. Yo la leí en el cole, y la verdad es que siempre que puedo, la releo, porque me hace reír siempre.
    BESOTES

    ResponderEliminar
  4. No leí nada del autor todavía,tengo que remediarlo

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.