La precuela de "El corredor del laberinto", "El destello", ya está aquí

La semana pasada me encontré con El destello, la precuela de El corredor del laberinto, en una pequeña librería de Barcelona. Sabía que saldría a la venta en noviembre pero desconocía el día, así que menuda sorpresa me llevé. Desde que leí el último libro de la trilogía, La cura mortal, estaba esperando que se publicara en España.

Y aquí está.

¿Qué tendrá guardado bajo la manga esta vez James Dashner? ¿Resolverá todas (o parte de) las dudas que quedaron en el tintero? ¿Aparecerán Thomas, Teresa y compañía en algún momento?
Para los que no conozcáis la trilogía u os habéis quedado en alguno de los libros, podéis leer las reseñas de El corredor del laberinto, Las pruebas y/o La cura mortal; o la de la adaptación cinematográfica del primer libro que tuve el placer de ver durante la Fiesta del Cine.


ASÍ SE DESMORONÓ LA VIDA DE MARK:

PRIMERO fueron las erupciones solares, que mataron a millones de personas, entre ellas a su familia.

SEGUNDO, las inundaciones, escasez de alimentos y un calor insoportable.

TERCERO, los supervivientes decidieron salvarse... a toda costa.

CUARTO, ahora un virus ha empezado a propagarse. Nadie sabe sus orígenes ni el remedio, sólo que produce la locura y cosas peores. Ya le han puesto nombre. Lo llaman el Destello.

Los que estéis por Barcelona el próximo sábado 29 de noviembre podéis acercaros a la librería Gigamesh, a las 18:30 h. donde se presentará El destello y habrá sorteos y obsequios para los asistentes. En el evento se encontrará Noemí Risco, traductora de la trilogía y la precuela, e Irina C. Salabert, editora de Nocturna Ediciones. Lamentablemente yo no podré asistir, pero los que vayáis, disfrutad.


1 comentario :

  1. ¡Hola! Tengo ganas de leerlo, a ver si me hago con él ^^
    Un bso!!

    ResponderEliminar

Gracias por leer esta entrada y comentar. Acabas de poner una sonrisa en mis labios.

Pero si vienes con la intención de hacer SPAM, insultar o cualquier cosa relacionada con faltar al respeto, me veré con la obligación de borrar tu comentario.